Facebook Twitter Instagram YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
La liturgia cotidiana

La liturgia cotidiana
La Liturgia Cotidiana es una revista mensual que contiene todo lo que la Iglesia conmemora y vive en la Eucaristía: calendario litúrgico, las oraciones de la misa, las lecturas litúrgicas, reflexiones de los textos bíblicos y explicaciones de las fiestas, solemnidades y memorias que se celebran cada día.
Domingo 13/10
Lunes 14/10
Martes 15/10
Miércoles 16/10
Jueves 17/10
Viernes 18/10
Domingo 13 de Octubre de 2019

Domingo XXVIII durante el año.
Verde.
Agenda:
Jornada mundial de las misiones
- Canonización en Roma de: 
John Henry Newman,Giuseppina Vannini, María Teresa Chiramel Mankidiyan, Dulce Lopes Pontes y Margarita Bays.

Antífona de entrada          Sal 129, 3-4

Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir? Dios de Israel, en ti se encuentra el perdón.


Oración colecta     

Dios todopoderoso, que tu gracia siempre nos preceda y acompañe, y nos ayude en la práctica constante de las buenas obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

1ª Lectura    2Rey 5, 10. 14-17


Lectura del segundo libro de los Reyes.

El profeta Eliseo mandó un mensajero para que dijera a Naamán, el leproso: “Ve a bañarte siete veces en el Jordán; tu carne se restablecerá y quedarás limpio”. Naamán bajó y se sumergió siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del hombre de Dios; así su carne se volvió como la de un muchacho joven y quedó limpio. Luego volvió con toda su comitiva adonde estaba el hombre de Dios. Al llegar, se presentó delante de él y le dijo: “Ahora reconoz­co que no hay Dios en toda la tierra, a no ser en Israel. Acepta, te lo ruego, un presente de tu servidor”. Pero Eliseo replicó: “Por la vida del Señor, a quien sirvo, no aceptaré nada”. Naamán le insistió para que aceptara, pero él se negó. Naamán dijo entonces: “De acuerdo; pero permite al menos que le den a tu servidor un poco de esta tierra, la carga de dos mulas, porque tu servidor no ofrecerá holo­caustos ni sacrificios a otros dioses, fuera del Señor”.

Palabra de Dios.


Comentario

Naamán es un general de un ejército enemigo de Israel. El profeta debe predicarle y sanarlo para que el nombre de Dios sea conocido más allá de las fronteras. Y este extranjero descubre el poderoso amor de Dios y por eso agradece.


Salmo Sal 97, 1-4


R. El Señor manifestó su victoria.

Canten al Señor un canto nuevo, porque él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. R.


2ª Lectura    2Tim 2, 8-13


Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Acuérdate de Jesucristo, que resucitó de entre los muertos y es descendiente de David. Esta es la Buena Noticia que yo predico, por la cual sufro y estoy encadenado como un malhechor. Pero la palabra de Dios no está encadenada. Por eso soporto estas prue­bas por amor a los elegidos, a fin de que ellos también alcancen la salvación que está en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna. Esta doctrina es digna de fe: Si hemos muerto con él, viviremos con él. Si somos constantes, reinaremos con él. Si renegamos de él, él también renegará de nosotros. Si somos infieles, él es fiel, porque no puede renegar de sí mismo.

Palabra de Dios.


Comentario

Acordarnos de Jesucristo y predicarlo es hacer que su vida y su mensaje sigan vigentes. Es tarea de todo creyente sostener la difusión de la Palabra de Dios, libre de cualquier cadena o atadura, para que la Buena Noticia llegue a toda la tierra.


Aleluya          1Tes 5, 18

Aleluya. Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús. Aleluya.


Evangelio      Lc 17, 11-19


+Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Mientras se dirigía a Jerusalén, Jesús pasaba a través de Samaría y Galilea. Al entrar en un poblado, le salieron al en­cuentro diez leprosos, que se detuvieron a distancia y empeza­ron a gritarle: “¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!”. Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdo­tes”. Y en el camino quedaron purificados. Uno de ellos, al comprobar que estaba sanado, volvió atrás alabando a Dios en voz alta y se arrojó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole gracias. Era un samaritano. Jesús le dijo entonces: “¿Cómo, no quedaron purificados los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿Ninguno volvió a dar gra­cias a Dios, sino este extranjero?”. Y agregó: “Levántate y vete, tu fe te ha salvado”.

Palabra del Señor.


Comentario

Todos fueron curados, pero sólo uno encontró la salvación. Esa espontánea y diligente acción de gracias nace de un corazón capaz de reconocer la obra de Dios, que cambia la vida. Y, como ocurre otras veces en el Evangelio, Jesús señala que sólo el samaritano, extranjero, enemigo y “hereje”, respondió con gratitud, a diferencia de los compatriotas. ¿No hay lugar en el corazón de los creyentes para maravillarse por la obra de Dios?

Oración sobre las ofrendas       

Recibe, Señor, las oraciones de tus fieles junto con estas ofrendas; haz que este sacrificio, celebrado con amor, nos lleve a la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión        Cf. Sal 33, 11

Los ricos se empobrecen y sufren hambre, pero los que buscan al Señor no carecen de nada.


Oración después de la comunión

Padre, humildemente te pedimos que así como nos alimentas con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos hagas partícipes de la naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Lunes 14 de Octubre de 2019

De la feria. Verde.
San Calixto I, papa y mártir. Rojo.

Calixto era esclavo y, debido a esto, pasó por muchos sufrimientos. Fue liberado por sus amos y se hizo sacerdote, luego de lo cual se le encargó la tarea de ocuparse de un cementerio en Roma (que actualmente lleva su nombre). Elegido Papa, se destacó sobre todo por predicar el perdón y permitir que volvieran a participar de la Eucaristía quienes se arrepentían de los pecados graves. Murió en el año 222.

Antífona de entrada           Sal 129, 3-4

Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir? Dios de Israel, en ti se encuentra el perdón.


Oración colecta     

Dios todopoderoso, que tu gracia siempre nos preceda y acompañe, y nos ayude en la práctica constante de las buenas obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.


O bien:           de san Calixto, I

Dios nuestro, que llamaste al papa san Calixto a servir a la Iglesia y promover la piedad por los fieles difuntos, fortalécenos por el testimonio de su fe para que, libres del pecado, alcancemos la herencia eterna. Por nuestro Señor Jesucristo…

Lectura         Rom 1, 1-7


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Carta de Pablo, servidor de Jesucristo, llamado para ser Apóstol, y elegido para anunciar la Buena Noticia de Dios, que él había prometido por medio de sus Profetas en las Sagradas Escrituras, acerca de su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, nacido de la estirpe de David según la carne, y constituido Hijo de Dios con poder según el Espíritu santificador, por su resurrección de entre los muertos. Por él hemos recibido la gracia y la misión apostólica, a fin de conducir a la obediencia de la fe, para gloria de su Nombre, a todos los pueblos paganos, entre los cuales se encuentran también ustedes, que han sido llamados por Jesucristo. A todos los que están en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos, lleguen la gracia y la paz, que proceden de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

Palabra de Dios.


Comentario

Esta es la única carta que san Pablo escribe a una comunidad que aún no conoce. Se presenta ante los cristianos de Roma con tres “títulos”: servidor, apóstol y elegido para anunciar. A sus destinatarios los nombra como: llamados por Jesucristo, amados de Dios y llamados a ser santos. Así, el evangelizador y los evangelizados se reconocen en una vocación común que los une en el nombre de Jesús.


Salmo Sal 97, 1-4


R. ¡El Señor manifestó su victoria!

Canten al Señor un canto nuevo, porque él hizo maravillas: su mano derecha y su santo brazo le obtuvieron la victoria. R.

El Señor manifestó su victoria, reveló su justicia a los ojos de las naciones: se acordó de su amor y su fidelidad en favor del pueblo de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado el triunfo de nuestro Dios. Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. R.


Aleluya          Cf. Sal 94, 8. 7

Aleluya. No endurezcan su corazón, sino escuchen la voz del Señor. Aleluya.


Evangelio      Lc 11, 29-32


+Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Al ver Jesús que la multitud se apretujaba, comenzó a decir: “Esta es una generación malvada. Pide un signo y no le será dado otro que el de Jonás. Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación. El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra los hombres de esta generación y los condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón y aquí hay Alguien que es más que Salomón. El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás y aquí hay Alguien que es más que Jonás”.

Palabra del Señor.


Comentario

¿En qué consistía la señal de los ninivitas y de la reina de Saba? Eran extranjeros que se movieron al escuchar el mensaje del Dios de Israel. Eran los alejados, catalogados de impíos, y que resultaron ser más fervorosos que los mismos israelitas. Hoy podemos constatar que Dios obra y encuentra en “los de afuera” la respuesta pronta y decidida que muchas veces no tenemos quienes nos consideramos buenos creyentes.

Oración sobre las ofrendas       

Recibe, Señor, las oraciones de tus fieles junto con estas ofrendas; haz que este sacrificio, celebrado con amor, nos lleve a la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión        Cf. Sal 33, 11

Los ricos se empobrecen y sufren hambre, pero los que buscan al Señor no carecen de nada.


Oración después de la comunión

Padre, humildemente te pedimos que así como nos alimentas con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos hagas partícipes de la naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor.

123
Martes 15 de Octubre de 2019

Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia.
Memoria. Blanco.

Teresa de Cepeda y Ahumada nació en Ávila (España) en 1515. Gran mística y reformadora, junto con san Juan de la Cruz, impulsó la reforma de la Orden Carmelita en el siglo XVI, en España. Fue una mujer que combinó santamente la vida interior y la acción. Encontramos sus reflexiones en numerosas obras teológicas y místicas, que le valieron ser reconocida como Doctora de la Iglesia. Era una mujer culta que demostró en sus escritos toda su sabiduría, no obstante, afirmó que “no está la cosa en pensar mucho sino en amar mucho”. Su intensa actividad ha quedado evidente en la fundación de numerosos conventos en toda España.

Antífona de entrada          Sal 41, 2-3

Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente.


Oración colecta     

Dios nuestro, que por la acción de tu Espíritu elegiste a santa Teresa de Jesús para mostrar a la Iglesia el camino de la perfección, concédenos alimentarnos siempre con su doctrina espiritual y arder en deseos de verdadera santidad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura         Rom 1, 16-25


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Yo no me avergüenzo del Evangelio, porque es el poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos en primer lugar, y después de los que no lo son. En el Evangelio se revela la justicia de Dios, por la fe y para la fe, conforme a lo que dice la Escritura: “El que es justo vivirá por la fe”. En efecto, la ira de Dios se revela desde el cielo contra la impiedad y la injusticia de los hombres, que por su injusticia retienen prisionera la verdad. Porque todo cuanto se puede conocer acerca de Dios está patente ante ellos: Dios mismo se lo dio a conocer, ya que sus atributos invisibles ?su poder eterno y su divinidad? se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación del mundo, por medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no tienen ninguna excusa. En efecto, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron ni le dieron gracias como corresponde. Por el contrario, se extraviaron en vanos razonamientos y su mente insensata quedó en la oscuridad. Hacien­do alarde de sabios se convirtieron en necios, y cambiaron la glo­ria del Dios incorruptible por imágenes que representan a hom­bres corruptibles, aves, cuadrúpedos y reptiles. Por eso, dejándolos abandonados a los deseos de su corazón, Dios los entregó a una impureza que deshonraba sus propios cuerpos, ya que han sustituido la verdad de Dios por la mentira, ado­rando y sirviendo a las criaturas en lugar del Creador, que es bendito eternamente. Amén.

Palabra de Dios.


Comentario

Al escribir a una comunidad donde conviven cristianos que provienen tanto del judaísmo como del mundo grecorromano, el apóstol quiere señalar que unos y otros necesitan de la gracia de Dios. En el caso de los paganos, necesitan del anuncio del Evangelio porque, contemplando la creación, no supieron reconocer al Creador.


Salmo Sal 18, 2-5ab


R. El cielo proclama la gloria de Dios.

Sin hablar, sin pronunciar palabras, sin que se escuche su voz, resuena su eco por toda la tierra y su lenguaje, hasta los confines del mundo. R.

El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos; un día transmite al otro este mensaje y las noches se van dando la noticia. R.


Aleluya          Heb 4, 12

Aleluya. La Palabra de Dios es viva y eficaz, discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Aleluya.


Evangelio      Lc 11, 37-41


+Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Un fariseo invitó a Jesús a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa. El fariseo se extrañó de que no se lavara antes de comer. Pero el Señor le dijo: “¡Así son ustedes, los fariseos! Purifi­can por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia. ¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro? Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro”.

Palabra del Señor.


Comentario

En la legislación defendida por los fariseos, se consideraba puro a todo aquello que reunía las condiciones para el culto a Dios, todo lo apto y digno de participación en el servicio divino. Jesús, por su parte, enseña que todo será puro cuando la vida sea entregada generosamente, así todo acto y toda cosa quedarán consagrados, lo cual supera las fórmulas y los ritualismos.

Oración sobre las ofrendas         

Recibe, Señor, estas ofrendas, tú que aceptaste con tanto agrado el homenaje lleno de fervor que te ofreció santa Teresa. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión        Sal 88, 2

Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.


Oración después de la comunión

Señor Dios nuestro, que has alimentado a tu familia con el pan del cielo, concédenos que, a ejemplo de santa Teresa, podamos alegrarnos cantando eternamente tus misericordias. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Miércoles 16 de Octubre de 2019

De la feria. Verde.
Santa Margarita María de Alacoque, virgen.

Margarita María nació el 22 de agosto de 1647 en Borgoña (Francia). Luego de su confirmación, que recibió a los 22 años, ingresó a la Orden de la Visitación. Tres años después, comenzó a tener particulares manifestaciones de Jesús, que se prolongaron durante los siguientes dos años. En una de esas revelaciones, Jesús le dijo: “He aquí el corazón que ha amado tanto a los hombres”. La devoción al Sagrado Corazón de Jesús se difundió en el último año de vida de santa Margarita. Murió el 17 de octubre de 1690.


Agenda:

- Día mundial de la alimentación.

Antífona de entrada          Sal 129, 3-4

Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir? Dios de Israel, en ti se encuentra el perdón.


Oración colecta     

Dios todopoderoso, que tu gracia siempre nos preceda y acompañe, y nos ayude en la práctica constante de las buenas obras. Por nuestro Señor Jesucristo...


O bien:           de santa Margarita María

Señor nuestro, que infundiste generosamente tu espíritu en santa Margarita María, envíanos ese mismo espíritu para que experimentemos el amor de Cristo que supera todo conocimiento, y seamos colmados de la plenitud de tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo…

Lectura         Rom 2, 1-11


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Tú que pretendes ser juez de los demás ?no importa quién seas? no tienes excusa, porque al juzgar a otros, te condenas a ti mismo, ya que haces lo mismo que condenas. Sabemos que Dios juzga de acuerdo con la verdad a los que se comportan así. Tú que juzgas a los que hacen esas cosas e incurres en lo mismo, ¿acaso piensas librarte del Juicio de Dios? ¿O desprecias la riqueza de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, sin reconocer que esa bondad te debe llevar a la conversión? Por tu obstinación en no querer arrepentirte, vas acumulando ira para el día de la ira, cuando se manifiesten los justos juicios de Dios, que retribuirá a cada uno según sus obras. Él dará la Vida eterna a los que por su constancia en la práctica del bien buscan la gloria, el honor y la inmortalidad. En cambio, castigará con la ira y la violencia a los rebeldes, a los que no se someten a la verdad y se dejan arrastrar por la injusticia. Es decir, habrá tribulación y angustia para todos los que ha­cen el mal: para los judíos, en primer lugar, y también para los que no lo son. Y habrá gloria, honor y paz para todos los que obran el bien: para los judíos, en primer lugar, y también para los que no lo son, porque Dios no hace acepción de personas.

Palabra de Dios.


Comentario

“Pablo se dirige a un oyente imaginario que aplaude con entusiasmo su descripción del fracaso moral de los paganos. Ese tal no es mejor que el pagano, pues, pese a una cultura moral superior, no hace lo que cabría esperar que hiciera. Por tanto, no escapará al juicio divino” (J. A. Fitzmyer, Nuevo Comentario Bíblico San Jerónimo, Ed. Cristiandad).


Salmo Sal 61, 6-7. 9. 13


R. ¡Acuérdate de tu misericordia, Señor!

Sólo en Dios descansa mi alma, de él me viene la esperanza. Sólo él es mi Roca salvadora, él es mi baluarte: nunca vacilaré. R.

Confíen en Dios constantemente, ustedes, que son su pueblo, desahoguen en él su corazón, porque Dios es nuestro refugio. R.

El poder pertenece a Dios, y a ti, Señor, la misericordia. Porque tú retribuyes a cada uno según sus acciones. R.


Aleluya          Jn 10, 27

Aleluya. “Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen”, dice el Señor. Aleluya.


Evangelio      Lc 11, 42-46


+Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a los fariseos: “¡Ay de ustedes, fariseos, que pagan el impuesto de la menta, de la ruda y de todas las legumbres, y descuidan la justicia y el amor de Dios! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello. ¡Ay de ustedes, fariseos, porque les gusta ocupar el primer asiento en las sinagogas y ser saludados en las plazas! ¡Ay de ustedes, porque son como esos sepulcros que no se ven y sobre los cuales se camina sin saber!”. Un doctor de la Ley tomó entonces la palabra y dijo: “Maes­tro, cuando hablas así, nos insultas también a nosotros”. Él le respondió: “¡Ay de ustedes también, porque imponen a los demás cargas insoportables, pero ustedes no las tocan ni si­quiera con un dedo!”.

Palabra del Señor.


Comentario

¿Es posible que nos preocupemos más por el cumplimiento de pequeños preceptos y nos desentendamos de amar al hermano? ¿No nos pasa seguido que buscamos que los demás siempre estén agradeciéndonos y felicitándonos por “el bien que hacemos a la Iglesia”? Esto demuestra que a veces podemos olvidar que Jesús nos habla a nosotros.

Oración sobre las ofrendas         

Recibe, Señor, las oraciones de tus fieles junto con estas ofrendas; haz que este sacrificio, celebrado con amor, nos lleve a la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión        Cf. Sal 33, 11

Los ricos se empobrecen y sufren hambre, pero los que buscan al Señor no carecen de nada.


Oración después de la comunión

Padre, humildemente te pedimos que así como nos alimentas con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos hagas partícipes de la naturaleza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 17 de Octubre de 2019

San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir.
Memoria. Rojo.

Ignacio fue el tercer obispo de Antioquia, padeció la persecución de Domiciano y fue condenado a muerte por Trajano. Es uno de los llamados “Padres Apostólicos”, pertenecientes a las primeras generaciones de cristianos que conocieron a los Apóstoles o vivieron en su tiempo. Fue obispo de Antioquía desde el año 69. Cuando el emperador Trajano llevó adelante la persecución contra los cristianos, alrededor del año 90, Ignacio fue tomado prisionero y trasladado a Roma. A lo largo de este viaje, fue escribiendo cartas para las distintas comunidades por las que iba pasando, animándolas a perseverar y ser fieles a Cristo. Murió como mártir en el anfiteatro romano, luego de ser arrojado a las fieras, en el año 107.


Agenda:

- Día mundial para erradicar la pobreza.

Antífona de entrada           Cf. Gál 2, 19-20

Estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.


Oración colecta     

Dios todopoderoso y eterno, que honras a tu Iglesia con el testimonio de los santos mártires, haz que el martirio de san Ignacio de Antioquia, que hoy celebramos, así como fue para él causa de eterna gloria, sea para nosotros motivo de constante protección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura         Rom 3, 21-30a


Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Sabemos que la justicia de Dios, atestiguada por la Ley y los Profetas, se ha manifestado independientemente de la Ley. Por la fe en Jesucristo, viene la justicia de Dios para todos los que creen. Porque no hay ninguna distinción: todos han pecado y están pri­vados de la gloria de Dios, pero son justificados gratuitamente por su gracia, en virtud de la redención cumplida en Cristo Jesús. Él fue puesto por Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, gracias a la fe. De esa manera, Dios ha querido mostrar su justicia: en el tiempo de la paciencia divina, pasando por alto los pecados cometidos anteriormente, y en el tiempo pre­sente, siendo justo y justificando a los que creen en Jesús. ¿Qué derecho hay entonces para gloriarse? Ninguno. Pero, ¿en virtud de qué ley se excluye ese derecho? ¿Por la ley de las obras? No, sino por la ley de la fe. Porque nosotros estimamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la Ley. ¿Acaso Dios es solamente el Dios de los judíos? ¿No lo es también de los paganos? Evidentemente que sí, porque no hay más que un solo Dios.

Palabra de Dios.


Comentario

“A los pecadores, incapaces de hacer por su parte un acto digno de Dios, el mismo Dios, gratuitamente los hace justos, es decir, los justifica. No lo hace como podría hacerlo un juez humano, declarando justo al que en realidad es un delincuente, sino transformándolos profundamente para que sean y vivan de una manera nueva” (Luis H. Rivas, Pablo y la Iglesia, Ed. Claretiana).


Salmo Sal 129, 1-4b. 5-6b


R. ¡En ti se encuentra la misericordia, Señor!

Desde lo más profundo te invoco, Señor. ¡Señor, oye mi voz! Estén tus oídos atentos al clamor de mi plegaria. R.

Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir? Pero en ti se encuentra el perdón, para que seas temido. R.

Mi alma espera en el Señor, y yo confío en su palabra. Mi alma espera al Señor, más que el centinela la aurora. R.


Aleluya          Jn 14, 6

Aleluya. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí”, dice el Señor. Aleluya.


Evangelio      Lc 11, 47-54


+Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

Jesús dijo a los fariseos y a los doctores de la Ley: “¡Ay de ustedes, que construyen los sepulcros de los profetas, a quienes sus mismos padres han matado! Así se convierten en testigos y aprueban los actos de sus padres: ellos los mataron y ustedes les construyen sepulcros. Por eso la Sabiduría de Dios ha dicho: ‘Yo les enviaré profe­tas y apóstoles: matarán y perseguirán a muchos de ellos’. Así se pedirá cuenta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo: desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el santuario. Sí, les aseguro que a esta generación se le pedirá cuenta de todo esto. ¡Ay de ustedes, doctores de la Ley, porque se han apoderado de la llave de la ciencia! No han entrado ustedes, y a los que quieren entrar, se lo impiden”. Cuando Jesús salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a acosarlo, exigiéndole respuesta sobre muchas cosas y tendiéndole trampas para sorprenderlo en alguna afirmación.

Palabra del Señor.


Comentario

Hoy también podemos caer en la hipocresía que denuncia Jesús cuando honramos con imágenes, fiestas o templos a quienes han muerto por vivir el Evangelio, pero de ninguna manera desafiamos a los poderes que los han matado, y mucho menos nos atrevemos a seguir sus huellas.

Oración sobre las ofrendas       

Acepta con agrado, Señor, la ofrenda de nuestro servicio tú, que recibiste a san Ignacio, trigo de Cristo, como pan purificado por los sufrimientos del martirio Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión       

Soy trigo de Cristo, y deseo ser triturado por los dientes de las fieras para convertirme en pan purificado.


Oración después de la comunión

Te pedimos, Padre, que el pan celestial que hemos recibido en la fiesta de san Ignacio de Antioquia, nos dé fuerzas para que, de palabra y de obra, nos manifestemos siempre como auténticos cristianos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Viernes 18 de Octubre de 2019

San Lucas, evangelista.
Fiesta. Rojo.

La obra de este evangelista abarca dos libros: el Evangelio y el libro de Hechos de los Apóstoles. Se lo asocia con san Pablo, por las veces en que aparece nombrado en algunas cartas que se atribuyen al Apóstol. El lenguaje utilizado en su evangelio es muy culto y, por eso, se supone que era de formación griega y que pertenecía a un grupo social de elevado nivel cultural. Se lo identifica con la imagen de un toro, porque su obra comienza en el templo de Jerusalén, donde se ofrecían los animales para el sacrificio.

Antífona de entrada           Cf. Is 52, 7

¡Qué hermosos son sobre las montañas los pies del que anuncia buenas noticias, proclama la paz, trae la felicidad, pregona la salvación!


Oración colecta     

Dios nuestro, que elegiste a san Lucas para revelar, con su predicación y sus escritos, el misterio de tu amor a los pobres, concede, a nosotros que nos gloriamos del nombre de cristianos, tener un solo corazón y una sola alma, y a todos los pueblos del mundo, llegar a descubrir tu salvación. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura         2Tim 4, 10-17b


Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo.

Querido hijo: Demas me ha abandonado por amor a este mundo. Él se fue a Tesalónica, Crescente emprendió viaje a Galacia, y Tito, a Dalmacia. Solamente Lucas se ha quedado conmigo. Trae contigo a Marcos, porque me prestará buenos servicios. A Tíquico lo envié a Éfeso. Cuando vengas, tráeme la capa que dejé en Tróade, en la casa de Carpo, y también los libros, sobre todo, los rollos de pergamino. Alejandro, el herrero, me ha hecho mucho daño: el Señor le pagará conforme a sus obras. Ten cuidado de él, porque se ha opuesto encarnizadamente a nuestra enseñanza. Cuando hice mi primera defensa, nadie me acompañó, sino que todos me abandonaron. ¡Ojalá que no les sea tenido en cuenta! Pero el Señor estuvo a mi lado, dándome fuerzas, para que el mensaje fuera proclamado por mi intermedio y llegara a oídos de todos los paganos.

Palabra de Dios.


Comentario

Pablo da a Timoteo una serie de encargos y le comenta su situación personal. De todas las personas que se nombran aquí, dice “solo Lucas se ha quedado conmigo”. En lo que parece ser un momento muy difícil del apóstol (quizá la prisión), “estar con él” significa también correr riesgos y exponerse.


Salmo Sal 144, 10-13b. 17-18


R. ¡Tus santos anuncian la gloria de tu reino, Señor!

Que todas tus obras te den gracias, Señor, y tus fieles te bendigan; que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder. R.

Así manifestarán a los hombres tu fuerza y el glorioso esplendor de tu reino: tu reino es un reino eterno, y tu dominio permanece para siempre. R.

El Señor es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas sus acciones; está cerca de aquellos que lo invocan, de aquellos que lo invocan de verdad. R.


Aleluya          Cf. Jn 15, 16

Aleluya. “Yo los elegí del mundo, para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero”, dice el Señor. Aleluya.


Evangelio      Lc 10, 1-9


+Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas.

El Señor designó a otros setenta y dos, además de los doce, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. Y les dijo: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: ‘¡Que descienda la paz sobre esta casa!’. Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; sanen a sus enfermos y digan a la gente: ‘El Reino de Dios está cerca de ustedes’”.

Palabra del Señor.


Comentario

Los discípulos deben salir e ir a las ciudades, pero ¿a qué?, ¿qué deben hacer?, ¿qué deben decir? Observemos el texto. Según leemos, solo se les indica anunciar la paz en la casa donde entren. Parece que no se les pide nada más. Y eso solo ya, sería lo único importante que deberíamos hacer como misioneros en tiempos duros, violentos, de desánimo y desaliento como el presente. A todos, debemos decirles: “Que tengas paz”.

Oración sobre las ofrendas       

Por estos dones celestiales concédenos, Padre, servirte con libertad de espíritu, para que la ofrenda que te presentamos en la fiesta de san Lucas nos sirva de medicina espiritual y nos alcance la gloria eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Antífona de comunión        Cf. Lc 10, 1. 9

El Señor envió a los discípulos para que anunciaran en las ciudades: “El reino de Dios está cerca de ustedes”.


Oración después de la comunión

Dios todopoderoso, concédenos que el sacramento recibido nos santifique y nos fortalezca en la fe del Evangelio, que predicó san Lucas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Liturgia


Aplicaciones móviles